El recurso humano

El recurso humano

El recurso humano: cómo desarrollar y aprovechar el capital social.

En el competido mundo del mercado laboral, las instituciones de educación superior y las empresas se mueven como atletas de relevos: las universidades entregan las postas –sus egresados– a las empresas que los contratan, pero no siempre hay suficientes receptores para tantas postas, o no siempre llegan las postas que a las empresas les interesa atrapar. Las universidades forman muchas personas en un sector que el mercado ya no demanda, o las empresas requieren de gente formada en competencias que las universidades no ofrecen. A veces las empresas ni siquiera saben qué nivel de conocimiento es el que necesitan para determinada tarea.

Nosotros apoyamos a las instituciones del estado, a las universidades y a las empresas en el propósito de desarrollar el mercado laboral de tal manera que los gobiernos sepan en qué sectores invertir, las universidades ofrezcan la formación que la industria requiere y las empresas conozcan cómo aprovechar el talento que las universidades les ofrecen.

En el ámbito institucional, hacemos estudios específicos para determinar en qué sectores vale la pena invertir en investigación y desarrollo, dependiendo de las necesidades del mercado laboral.

En el campo de la formación, asesoramos a las universidades en la tarea de qué carreras ofrecer dependiendo de las necesidades de la industria, cómo interesar a los estudiantes en esos programas y cómo desarrollar el mercado para el tipo de conocimiento que ofrecen. En el campo empresarial, orientamos a las organizaciones en cómo atraer el talento humano y qué tipo de formación requieren para sus necesidades específicas.

Talento 4.0

Talento 4.0

Talento 4.0: cómo cerrar la brecha de apropiación digital de los trabajadores.

La transformación digital no es tanto un reto tecnológico como de capacitación del recurso humano. Significa que los empleados de una compañía deben aprender a aprender a velocidades cada vez mayores, elevar su nivel de conocimiento con una intensidad que les permita adaptarse a los nuevos protocolos y herramientas, a las nuevas y más eficientes maneras de entender su oficio.

Al suponer que se trata de un problema tecnológico, las empresas suelen invertir en sofisticados sistemas que solo unos pocos empleados pueden aprovechar, o subutilizan las herramientas digitales por el desconocimiento de lo que la tecnología puede hacer por los empleados y de lo que los empleados pueden aprender a hacer con la tecnología. La transformación digital de las empresas depende de la apropiación digital de las personas, antes que de la modernización de los sistemas, y se logra en la medida en que el recurso humano esté involucrado en el proceso.

Talento 4.0 ayuda a las empresas a cruzar el puente hacia la transformación digital por el camino correcto. Somos expertos en enseñarles cuál es la ruta adecuada, cómo capacitar el recurso humano, cómo reclutar talento nuevo, cómo evaluar el desempeño y cómo dirigir esa iniciativa mediante la formación de nuevos liderazgos que permitan innovar más rápido y tomar mejores decisiones. Solo la eficiencia con que se transformen digitalmente a partir de la apropiación digital de su recurso humano les permitirá a las empresas enfrentar con solvencia los desafíos que impone la Cuarta Revolución Industrial, que ha elevado la conversación sobre los negocios al conocimiento en robótica, nanotecnología, inteligencia artificial, computación cuántica e internet de las cosas, entre otras realidades cruciales. Talento 4.0 lo hace posible.

ERA

ERA

ERA: el compromiso de los trabajadores.

Una vez que una empresa ha conformado su equipo de trabajo, su interés desde el punto de vista laboral es que ese equipo se sostenga en el tiempo y su compromiso sea cada vez más fuerte. Nosotros ayudamos a las organizaciones a generar la lealtad que contribuya a que esos trabajadores vayan incluso más allá de su deber. Esa lealtad surge a partir de las percepciones que los trabajadores tienen de su empresa: que haya justicia laboral, es decir que los beneficios que reciba sean equitativos; que haya una buena relación laboral entre jefes y subalternos y entre los compañeros; que haya ética y transparencia dentro de la organización; que haya un buen clima laboral y que no exista ningún tipo de discriminación.

Nosotros aplicamos modelos que nos permiten detectar las fortalezas y debilidades en cada una de estas percepciones de manera que la organización pueda tomar decisiones para incrementar la lealtad de sus trabajadores y reducir la rotación al mínimo.

Paralelamente, trabajamos con las áreas de planeación para medir y analizar los procesos internos en busca de alinear a todas las áreas en el propósito de ser más eficientes.

RELACIONAMIENTO

RELACIONAMIENTO

Conversar es habitar en compañía

Las empresas que fortalecen sus relaciones con los diferentes grupos de interés y gestionan de manera eficiente el recurso humano garantizan la sostenibilidad y mejoran la reputación.
Hace un siglo las empresas se concentraban en el recurso humano. En los años sesenta, el énfasis era el cliente. Pero la experiencia ha señalado que ya no basta con sostener conversaciones individuales. La sostenibilidad depende ahora de la reputación, de cómo las empresas se relacionen no solo con el recurso humano y los clientes, sino con los accionistas, los proveedores, las entidades reguladoras, los medios de comunicación y la opinión pública, entre otros grupos de interés.
Nosotros medimos cómo están las relaciones de las empresas con sus grupos de interés y los asesoramos sobre lo que deben hacer para mejorar esas relaciones y, por ende, elevar la reputación. Ayudamos a las empresas a conseguir el talento humano idóneo para sus necesidades y cómo administrarlo para reducir la rotación y elevar la lealtad. Y, en la era de la revolución tecnológica, acompañamos a las organizaciones en su proceso de transformación digital.
Gestión de la reputación

Gestión de la reputación

Gestión de la reputación: cómo están las relaciones y qué hacer para mejorarlas.

En el complejo ecosistema empresarial, la reputación es uno de los activos más valiosos de las empresas porque es el que les garantiza la sostenibilidad. Es un activo que se construye a largo plazo y depende básicamente de las percepciones que los diferentes grupos de interés tengan sobre las empresas. Nosotros tenemos una amplia trayectoria en estudiar a fondo cómo están esas relaciones y en saber lo que se debe hacer para mejorarlas.

Desde su primera publicación, hace casi 20 años, el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa –Merco– es uno de los más respetados referentes en el área de la evaluación reputacional en España y buena parte de Latinoamérica donde opera, incluido Colombia. En virtud de que somos la organización que lo elabora, nos valemos de él para evaluar la reputación de las empresas que quieran medirse frente a los resultados del informe y en los grupos de interés en particular que la empresa requiera.
Paralelamente, somos expertos en realizar evaluaciones de reputación a la medida de la empresa, independientemente del índice de Merco. Ofrecemos diferentes tipos de estudios y de análisis de datos para elaborar diagnósticos reputacionales en cualquiera de los grupos de interés en los que las organizaciones quieran medirse, o en todos si ese es el objetivo. A discreción de nuestro cliente, podemos evaluar la reputación en el nivel directivo, la reputación interna (lo que piensan los empleados y los accionistas), la reputación comercial (lo que piensan clientes y proveedores) y la reputación social (la percepción que tienen la comunidad, los analistas financieros, los medios de comunicación, las redes sociales).