RELACIONAMIENTO

RELACIONAMIENTO

Conversar es habitar en compañía

Las empresas que fortalecen sus relaciones con los diferentes grupos de interés y gestionan de manera eficiente el recurso humano garantizan la sostenibilidad y mejoran la reputación.
Hace un siglo las empresas se concentraban en el recurso humano. En los años sesenta, el énfasis era el cliente. Pero la experiencia ha señalado que ya no basta con sostener conversaciones individuales. La sostenibilidad depende ahora de la reputación, de cómo las empresas se relacionen no solo con el recurso humano y los clientes, sino con los accionistas, los proveedores, las entidades reguladoras, los medios de comunicación y la opinión pública, entre otros grupos de interés.
Nosotros medimos cómo están las relaciones de las empresas con sus grupos de interés y los asesoramos sobre lo que deben hacer para mejorar esas relaciones y, por ende, elevar la reputación. Ayudamos a las empresas a conseguir el talento humano idóneo para sus necesidades y cómo administrarlo para reducir la rotación y elevar la lealtad. Y, en la era de la revolución tecnológica, acompañamos a las organizaciones en su proceso de transformación digital.
Experiencia con el cliente

Experiencia con el cliente

Experiencia con el cliente: instrumentos para aumentar la fidelidad y la venta.
Somos expertos en diseñar y evaluar la experiencia con el cliente en cualquiera de los tres tipos de relacionamiento: continuo, de servicio y de canal. Contamos con instrumentos muy precisos para medir la percepción de los clientes durante sus recorridos por los diferentes puntos de contacto y cómo esa percepción impacta en los indicadores de negocio: si continuarán comprando, si recomendarán o si aumentarán la compra.

Lo ideal es hallar la forma de retener a los clientes que continúen comprando, recomienden y tiendan a aumentar la compra. Y, luego, buscar más clientes de los mismos.

Esta fidelidad depende de las actitudes frente al precio, la facilidad de acceso, la relación costo-beneficio, la reputación de la marca, etcétera. Realizamos análisis predictivos y proyectivos que permiten afianzar o aumentar esa fidelidad, y detectamos cómo y dónde mejorar el relacionamiento con el cliente para obtener mayor retorno en la inversión.

Estos mismos análisis los podemos hacer con los procesos internos de la organización para diseñar una estrategia de servicio que alinee a la organización en mejorar la eficiencia para favorecer al cliente.

Gestión de la reputación

Gestión de la reputación

Gestión de la reputación: cómo están las relaciones y qué hacer para mejorarlas.

En el complejo ecosistema empresarial, la reputación es uno de los activos más valiosos de las empresas porque es el que les garantiza la sostenibilidad. Es un activo que se construye a largo plazo y depende básicamente de las percepciones que los diferentes grupos de interés tengan sobre las empresas. Nosotros tenemos una amplia trayectoria en estudiar a fondo cómo están esas relaciones y en saber lo que se debe hacer para mejorarlas.

Desde su primera publicación, hace casi 20 años, el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa –Merco– es uno de los más respetados referentes en el área de la evaluación reputacional en España y buena parte de Latinoamérica donde opera, incluido Colombia. En virtud de que somos la organización que lo elabora, nos valemos de él para evaluar la reputación de las empresas que quieran medirse frente a los resultados del informe y en los grupos de interés en particular que la empresa requiera.
Paralelamente, somos expertos en realizar evaluaciones de reputación a la medida de la empresa, independientemente del índice de Merco. Ofrecemos diferentes tipos de estudios y de análisis de datos para elaborar diagnósticos reputacionales en cualquiera de los grupos de interés en los que las organizaciones quieran medirse, o en todos si ese es el objetivo. A discreción de nuestro cliente, podemos evaluar la reputación en el nivel directivo, la reputación interna (lo que piensan los empleados y los accionistas), la reputación comercial (lo que piensan clientes y proveedores) y la reputación social (la percepción que tienen la comunidad, los analistas financieros, los medios de comunicación, las redes sociales).